Web Analytics

18 personas cuentan cuál es el trabajo más absurdo que han tenido, y cuánto les pagaron

Se habla a menudo de las profesiones más demandadas, o las que son más visibles para la sociedad. Pero, ¿qué ocurre con esos trabajos que pasan desapercibidos, o esas cosas que pensamos que se hacen solas cuando en realidad hay alguien detrás? ¿Y si alguno de esos empleos fuera, en realidad, tu trabajo soñado?

Alguien en Reddit preguntó «¿Qué es lo más absurdo por lo que te han pagado, y cuánto te pagaron?«, y el resultado es un hilo lleno de anécdotas de lo más curiosas. En él encontrarás desde personas que ganaron algo de dinero simplemente por permanecer sentadas en su sitio de trabajo… a personas que ganaron ¡mucho! dinero sin siquiera tener que presentarse en él.

1.

Hace muchos años, en Indiana para tener un salón de manicura era obligatorio que hubiera alguien con un título superior en Cosmética, no valía simplemente con una licencia técnica. Al lado de la peluquería en la que trabajaba abrió un salón de manicura, y todos tenían licencias técnicas; la única persona con un título superior se tenía que quedar una semana más en Corea. Tenía 18 años, y me pagaron $25 por hora simplemente por sentarme allí como «poseedor del título superior en Cosmética». No atendía a clientes, ni cogía el teléfono, ni nada, simplemente me sentaba allí pintándome las uñas y viendo la tele toda la semana. Qué trabajo tan maravilloso. Fuente.

2.

Una vez le alquilé mi gallina a un fotógrafo por 50 pavos. Fuente.

3.

Una amiga me pagó $50 por montar equipamiento de gimnasio nuevo, porque su marido había estado procrastinando. Ella tenía 50 años y problemas de espalda. Cuando abrí la caja y lo saqué, se convirtieron en los $50 más fáciles de mi vida, ya que venía montado. Tardé 10 segundos en ponerlo en pié y ya estaba. Se enfadó con su marido, pero aún así me pagó solo para fastidiarle. Fuente.

4.

Cuando tenía 20 años, me contrataron como asistente para un evento en Hollywood. Llevé una caja de bebida al local, y me dieron un walkie-talkie y me dijeron que me harían saber si me necesitaban para algo más. Estuvo un rato sin que nadie me llamara, y descubrí que en la sala del lado estaban dando una clase de yoga gratuita. Me invitaron a unirme, y eso fue lo que hice.
Después del yoga, volví a encender el walkie-talkie y un tipo me dijo, «Ah, al final no te hemos necesitado para nada, ¿verdad?» Me pagaron 60 pavos. Fuente.

5.

Me pagaron $300 por apartar mi coche de delante de mi apartamento. Estaban rodando una película… en mi apartamento. Fuente.

6.

Tuve que volar a París para hacer una auditoria. El sistema no estaba preparado para la auditoria, y no podía acceder, así que durante toda la semana lo único que hice es ser invitado a restaurantes e ir de compras. Uno de esos días, en el último minuto la empresa decidió enviarme a Londres para una reunión, literalmente solo para que conociera a unas personas. Perdí el Eurostar porque me olvidé del pasaporte, así que tuvieron que comprarme otro billete. No logré absolutamente ningún objetivo durante el viaje. La auditoria no se pudo completar. La reunión fue inútil. El coste para la compañía de tenerme sin hacer nada durante toda una semana fue de 25.000. El dinero de las corporaciones es absurdo. Fuente.

7.

Me pagaron 300$ por ir un día con una pala a limpiar la nieve de la entrada y las escaleras de un vecino mientras estaba de viaje. No dejó de nevar en ningún momento. Fuente.

8.

Me pagaban $175 por una especie de estudio de usabilidad en Netflix. Cuando llegué a la recepción, me dijeron: «La verdad es que ya tenemos los datos que necesitábamos de estudios anteriores, ¡te puedes marchar!» ¡Aún así, me pagaron! Fuente.

9.

Me pasa a menudo. Entiendo de ordenadores, y me saco un dinero extra cobrando 150 la hora. En una ocasión alguien me pidió que le colocara de una forma bonita los cables que tenía debajo del escritorio, porque había visto cómo tenía los míos en una foto. Le dije: «Sabes que me vas a pagar 150 a la hora por hacer esto, ¿no?» Me contestó: «Simplemente hazlo». Dinero fácil. Fuente.

10.

Colgar una televisión. Asegurarme al día siguiente de que la televisión funcionaba, y al otro día volver a bajar la televisión. Me pagaron $1.000. Fuente.

11.

Me pagaban 700€ al mes por unas prácticas que consistían en estar sentado todo el día, esperando trabajo que no me iba a llegar porque la compañía se equivocó con la oferta de las prácticas y contrató accidentalmente a alguien a quien no necesitaban en absoluto. Básicamente me pagaban por coger el tren por la mañana y volver por la tarde. Fuente.

12.

En 2006 estuve trabajando por $10/hora abriendo latas de refrescos, vaciándolas, y tirándolas. Fuente.

13.

Fui tutor de la hija de 21 años de una familia adinerada, y me pagaban $65 a la hora. Les advertí por adelantado que cobraba las cancelaciones si no se avisaban con más de 24 horas de antelación. Sin embargo, ella acostumbraba a programar sesiones de 6 o más horas, y después cancelarlas el mismo día. Las primeras veces se lo advertí y no les cobré la cancelación, pero como no cambió nada, pensé que qué demonios. Durante 6 meses, cobraba un extra de alrededor de $400 semanales solo por las cancelaciones. Fuente.

14.

Trabaja en una agencia de Relaciones Públicas. Todos los meses, uno de nuestros clientes quería que le cambiáramos el tamaño a algunas imágenes de su sitio web. Nada demasiado complicado, simplemente hacer que todas tuvieran un ancho de 500px en Windows Photo Manager. Puede que fueran 10 minutos de trabajo mensuales, pero de acuerdo con el contrato la cantidad mínima de tiempo que les cobrábamos era de un día. Y era un día de todo el equipo, no solo yo. Les debía costal varios cientos de dólares al mes.
De hecho, varias veces le expliqué al cliente cómo hacerlo, y que podían ahorrarse mucho dinero si se encargaban ellos mismos. Pero no parecía importarles. Al final, me aseguré de que quedaba por escrito que les había informado de las diferentes opciones, y que hiciesen lo que quisieran. Fuente.

15.

Me pagaron $40.000 por no ir a trabajar. Fue durante la crisis financiera, y hubo una congelación de las contrataciones justo cuando iba a empezar a trabajar. La empresa para la que iba a trabajar no iba a poder cumplir el contrato que habíamos firmado, pero fue muy repentino y los que iban a haber sido mis jefes me ofrecieron la mitad de mi salario anual como gesto de buena voluntad porque se sentían muy mal por lo ocurrido. Fuente.

16.

Me pagaron $3.000 por participar en un ensayo clínico para una empresa de investigación. Tenía que quedarme en su clínica durante 5 días para que pudieran monitorizar mis constantes vitales mientras me tomaba el medicamento que estaban investigando.
Un chollo. Fue todo tranquilísimo. Me daban una comida estupenda, y el 90% del tiempo no tenía nada que hacer. Así que me relajaba, veía películas, jugaba a videojuegos, leía, y me echaba la siesta, y de vez en cuando una simpática enfermera comprobaba mis constantes vitales, me daba el medicamento, y me preguntaba si había tenido algún síntoma negativo. Fuente.

17.

Cuando era joven, mi profesor de Geografía se dio cuenta de que era el único que estaba prestando atención (era la penúltima clase del viernes, y todos estaban deseando que terminara el día). Así que en medio de su exposición se detuvo y dijo «le daré todo el dinero que llevo en los bolsillos al que sea capaz de repetir lo que he estado diciendo durante el último minuto». Por diversión, le preguntó a varios compañeros, pero como mucho pudieron acertar la temática general de lo que había estado diciendo. Cuando llegó a mí, fui capaz de recitar lo que había estado diciendo, así que me dio todo su dinero. Me llegó para comprarme un batido de chocolate y un bollo, solo por haber estado prestando atención. Fuente.

18.

Me pagaban por servir comidas y bebidas en una cena al aire libre, querían que me paseara con una bandeja y le ofreciera cosas a la gente. Cuando llegué, me dijeron que la persona que tenía que manejar la barbacoa no se había presentado, y que esa iba a ser mi prioridad, aunque les dije que no sabía utilizarla (tenía 17 años). Pero una mujer me dio el mejor truco: si parecía desamparada, algún hombre vendrá a ayudarme. «Todos los hombres piensan que son los mejores con la barbacoa, y quieren lucirse». Así que es lo que hice… y funcionó. Básicamente me pagaron por estar al lado de un señor, darle las gracias de vez en cuando, y traerle bebidas. Me pagaron más de 100 pavos por unas pocas horas, fue increíble. Fuente.

Y tú, ¿has tenido un trabajo de este tipo alguna vez? Cuéntanoslo en los comentarios.